Entrevista en Hoy empieza todo de Radio 3 de Radio Nacional

Aquí puede escucharse la entrevista, con motivo de Al compás literario del tango:
http://www.rtve.es/m/alacarta/audios/hoy-empieza-todo-con-marta-echeverria/hoy-empieza-todo-marta-echeverria-poesia-del-tango-07-12-2017/4353474/?media=rne

Anuncios

Catorce puntos. Artículo en Surdecordoba.com

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/catorce-puntos

A veces tengo la sensación de que quienes se dedican a la política se ríen de todas las personas que les votamos, y de las que no. ¿A quién votaste? ¿A quién piensas votar? ¿A qué partido no votarás? Da igual. La pregunta es la misma: ¿nos toman el pelo? La que puede ser la última tomadura es el pacto por la educación, algo que pretenden resumir en catorce puntos o, mejor dicho, trece más uno, porque la religión es uno de ellos, pero parece que tiene que tratarse aparte. Mientras tanto, mientras intentan ganarse el sueldo para ponerse de acuerdo (no por hacer su trabajo que es elaborar una ley de Educación estable y sin politicadas), las administraciones educativas exigen programaciones, indicadores de logro, competencias y demás cosas necesarias para la enseñanza que se reflejan en centenares y centenares de páginas por asignatura, miles por cada centro. Pero, oiga, de todo esto resulta que al final lo importante son solamente dos folios con catorce puntos, trece más uno, porque la religión va a ser la que ocupará portadas de periódicos, la que aparecerá en grande en los medios digitales, de la que nos hablarán por las redes sociales, Whatsapp y Telegram, hasta será de la única por la que los partidos –en su favor o en su contra– nos pedirán que nos movilicemos. En los otros trece puntos se pondrán de acuerdo probablemente, sin consultas a expertos, sin preguntar a la comunidad educativa, porque estarán trabajando para la Educación sin contar con enseñantes, ni con educadores ni educadoras. Pero es verdad que, si los principales partidos se ponen de acuerdo y que en las próximas legislaturas no hallamos en los programas electorales la derogación de la ley pactada, es todo un avance; eso significaría que ninguno de los cuatro partidos de mayor representación se mantiene en sus trece más uno, que se alcanza un pacto útil por el bien del país y que, quizá, no se ríen de nosotros después de todo.

 

De usar y tirar. Artículo en Lucenahoy

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/de-usar-y-tirar/20171121013117049909.html

Aunque el tipo, con su ruidoso, reluciente y rojo coche, vio que iba a cruzar por un paso de peatones con mi hija… no se paró. Tuve que poner el brazo delante de ella para que detuviese el paso y esperara a que pasara el vehículo. Le agradecí a gritos que no se hubiera parado, captando la atención de los pocos transeúntes, y proseguimos nuestra marcha. El conductor era joven, de aproximadamente veinte años, acompañado por otro en el asiento del copiloto, o sea, cuatro ojos tan ciegos como la ambición. Esto sucedió en el Llanete de los Dolores, junto a la zona de juegos, pues, en cuestión de columpios y toboganes, mi hija prefiere los que hay allí, y yo también, porque hasta el momento no se han convertido en un trasunto del camarote de los Hermanos Marx de la infancia. Yo he visto en el Coso casi una decena de infantes balanceándose en la rueda del columpio y tirarse por los toboganes de tan céntrico paseo hasta a cuatro a la vez, lo que no me parece ni deja de parecerme bien, pues lo importante es que disfruten esos locos bajitos. Lo que me parece mal, en toda circunstancia, es la poca consideración de jóvenes como los del coche anterior o, también, la suciedad que se genera de noche, casi de manera sistemática, las de los viernes y sábados: cáscaras de pipas, bolsas, latas, botellas de plástico, papeles de hamburguesas, bocatas, etc. No es culpa del servicio de limpieza del ayuntamiento, sino de quienes lo ensucian. Pero, si de la muchedumbre se salvan los columpios del Llanete de los Dolores, no ocurre así con la basura… Lo más triste es que la papelera se encuentra a unos pasos, y detrás de ella hay contenedores de todo tipo; sin embargo, todo queda, preferentemente, dentro de la zona de juego. A riesgo de caer en tópicos y prejuicios, madres y padres coincidíamos en que la autoría era de adolescentes, con más o menos edad. El papel de la comida delataba que esta era de las llamadas rápidas: bocata, hamburguesa, kebab… Parece que todo se ha convertido en algo de usar y tirar, como los plásticos, pipas y envoltorios que adornaban la zona de juegos tras haber ingerido el alimento, como el supuesto de que en un paso de cebra hay que dejar pasar al peatón tras haber conseguido el carné de conducir… No deja de ser una gran papelera la zona infantil para quienes ensucian, como para el conductor los pasos de cebra no deber ser nada más que rayas pintadas en el suelo. Sórdida, oscura y negra manera de apreciar la vida.