Saigón 29: compromiso y disfrute. En Lucenahoy.com

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/saigon-29-compromiso-disfrute/20180123004726051772.html

El número 29 de Saigón podría considerarse, junto con el nº 16 (2011), uno de los más comprometidos en su contenido. Al igual que el publicado hace ya siete años, se parte del tema de guerra, concretamente, de la de Siria, que fue el motivo principal del XI Premio «Saigón» de Literatura, cuyos textos premiados aparecen publicados: «Siria desmembrada» de Juan García López (poesía), «Sabotaje» de Héctor Daniel Olivera Campos (narrativa) y «La maleta mágica» de Ignacio Calle Albert (accésit). Este compromiso se mantiene en la parte de ensayo, con las «Reflexiones sobre la necesidad de una Historia global» de Conrado Castilla, acerca del valor de las Ciencias Sociales y de potenciar la cultura; en la primera parte del análisis de la Constitución de 1978 de Julián Valle Rivas, en la que se insiste que «es una de las más, si no la más, consensuada de nuestra historia constitucional», pues, en verdad, se trata de «un consenso entre todos los sectores, sociales, políticos, culturales, económicos; entre los ciudadanos y sus representantes; entre los españoles y el Estado», por lo que, en definitiva, se trata de un compromiso genérico; y también en «Gritemos por las niñas del mundo» de Sensi Budia, discurso que ella misma leyó en el Recital Grito de mujer en Lucena en marzo de 2017, con una temática relacionada con el género:

Se nos [a nosotras] exigen ideales inalcanzables y nos utilizan estéticamente como objetos y patrones de una perfección irreal. No consentimos ni una afrenta más y ninguna mujer menos. Somos mujeres. Somos seres humanos con capacidades ordinarias y podemos hacer cosas extraordinarias, porque cada persona es un mundo. Tenemos derecho a la vida, a la educación, a un trabajo digno, al respeto, a que no se venda ni se trafique con nuestro cuerpo, a la igualdad de oportunidades.

Junto con este compromiso, otros catorce nombres aportan su estilo y fuerza literarios en este número 29 de Saigón: José Manuel Valle completa la parte de análisis, y José Manuel Pozo, Beatriz González Carmona, David Ávila, Luis Ángel Ruiz, Francisco Moya Ávila, Jesús Cárdenas, María Jesús Soler Arteaga, José Manuel Moreno Millán, Pablo García Ruiz, Valeria Arredondo Alarcón, Manuel Delgado Gómez y Eva Moure forman el resto de la parte creativa de este número. Destacan los poemas de los dos últimos, el primero, el de Manuel Delgado, por su mensaje vital, algo novedoso, y acertado uso de las imágenes y del ritmo, texto que merece especial interés en esta reseña y que emplearé para el cierre de estas líneas; en cuanto al texto de Eva Moure, atrae la frescura y la genialidad del mismo, que nace de una extensa cita de la novela Rayuela de Julio Cortázar y, ya en el poema, nos lleva hasta París y un encuentro:

Cantamos al amanecer […].

Hasta los huesos nos caló la música

y brindamos mil veces con nuestros besos

por nuestra batalla.

Pero del concierto que fue nuestra cama

no queda ya ni el rumor,

ni tu guitarra.

Ana Patricia Moya protagoniza la entrevista, en la que se le pregunta por los diez años de la revista y editorial Groenlandia, por su obra Píldoras de papel y por la poesía o la literatura en general; respecto a esta última, afirma que «puede ser una terapia más efectiva que un tratamiento; el problema es que a veces la realidad te puede desbordar y escribir no es suficiente». Por eso mismo, existe Saigón, porque la realidad nos desborda, por la guerra en Siria o por la violencia hacia la mujer, entre otros aspectos; por eso mismo, también, habría que hacer más que escribir, como impulsar las Ciencias Sociales o dejar a un lado las diferencias y la presión del momento histórico para lograr una Constitución creada en común desde ideologías inconsolables. No olvidemos que Saigónes una revista y, por lo tanto, las palabras tienen prioridad, pero estas pueden dar el salto a la acción cuando cada persona las hace suyas al leerlas, sean de guerras, de cultura, de leyes, de música o de amor. Cada quien las administre con el tiempo que tenga:

No deje que pase un día rápido.

No consiga quedarse dormido.

Pero sobre todo no calle, ni silencie

con su mentalidad ajena, el pan de otro.

Que nunca se llene su sangre, ni su pecho,

de agujas negras y dolor, no se caiga

por el espejo hacia la niebla, no se cruce

con el gran agujero negro, no lo pruebe.

Intente leer la vida lento, los detalles

se emborronan si va deprisa. Y disfrute.

Esto lo firma Manuel Delgado en su poema «Manual de instrucciones para la vida». Disfrutemos mucho de las páginas de Saigón que, como la vida misma, en este número 29 nos ofrece un crisol de nuestra existencia más oscura y más luminosa. Y recordemos estas palabras de Manuel Delgado, siempre nos acompañen, porque en mucho de lo que hacemos acabamos olvidándolo:

No se arrepienta por no ver el paisaje

si sube corriendo a la cima.

Anuncios

De usar y tirar. Artículo en Lucenahoy

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/de-usar-y-tirar/20171121013117049909.html

Aunque el tipo, con su ruidoso, reluciente y rojo coche, vio que iba a cruzar por un paso de peatones con mi hija… no se paró. Tuve que poner el brazo delante de ella para que detuviese el paso y esperara a que pasara el vehículo. Le agradecí a gritos que no se hubiera parado, captando la atención de los pocos transeúntes, y proseguimos nuestra marcha. El conductor era joven, de aproximadamente veinte años, acompañado por otro en el asiento del copiloto, o sea, cuatro ojos tan ciegos como la ambición. Esto sucedió en el Llanete de los Dolores, junto a la zona de juegos, pues, en cuestión de columpios y toboganes, mi hija prefiere los que hay allí, y yo también, porque hasta el momento no se han convertido en un trasunto del camarote de los Hermanos Marx de la infancia. Yo he visto en el Coso casi una decena de infantes balanceándose en la rueda del columpio y tirarse por los toboganes de tan céntrico paseo hasta a cuatro a la vez, lo que no me parece ni deja de parecerme bien, pues lo importante es que disfruten esos locos bajitos. Lo que me parece mal, en toda circunstancia, es la poca consideración de jóvenes como los del coche anterior o, también, la suciedad que se genera de noche, casi de manera sistemática, las de los viernes y sábados: cáscaras de pipas, bolsas, latas, botellas de plástico, papeles de hamburguesas, bocatas, etc. No es culpa del servicio de limpieza del ayuntamiento, sino de quienes lo ensucian. Pero, si de la muchedumbre se salvan los columpios del Llanete de los Dolores, no ocurre así con la basura… Lo más triste es que la papelera se encuentra a unos pasos, y detrás de ella hay contenedores de todo tipo; sin embargo, todo queda, preferentemente, dentro de la zona de juego. A riesgo de caer en tópicos y prejuicios, madres y padres coincidíamos en que la autoría era de adolescentes, con más o menos edad. El papel de la comida delataba que esta era de las llamadas rápidas: bocata, hamburguesa, kebab… Parece que todo se ha convertido en algo de usar y tirar, como los plásticos, pipas y envoltorios que adornaban la zona de juegos tras haber ingerido el alimento, como el supuesto de que en un paso de cebra hay que dejar pasar al peatón tras haber conseguido el carné de conducir… No deja de ser una gran papelera la zona infantil para quienes ensucian, como para el conductor los pasos de cebra no deber ser nada más que rayas pintadas en el suelo. Sórdida, oscura y negra manera de apreciar la vida.

Transmutacuentos. Artículo en Lucenahoy.com

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/transmutacuentos/20171023124739048489.html

 

cuentos annes

El próximo viernes 27 de octubre se presenta en el Palacio de los Condes de Santa Ana el libro Transmutacuentos, que recoge cuentos e historias de sobra conocidos, por tradicionales o por lo conocido de sus personajes o aventuras, pero escritos de otra manera. Quiero decir con otra manera que los protagonistas tienen alguna necesidad especial, por ejemplo, el gato con botas tiene déficit de audición, la lechera del cuento presenta un Trastorno Específico del Lenguaje o una de las varias princesas que aparecen en esta obra puede notar el guisante en la cama, pese a su tetraplejia. Sigue leyendo

Matemáticas y poesía. Artículo en Lucenahoy.com

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/matematicas-y-poesia/20170519193119043616.html

MATEMÁTICAS Y POESÍA

(c) Manuel Guerrero Cabrera

 

Al alcalde de Lucena, Juan Pérez Guerrero, le debo mi amor a las matemáticas. Siempre que puedo se lo recuerdo y siempre que puede comunica a quien esté presente que fui su alumno en bachillerato. Este momento volvió a darse en la presentación del número 28 de la revista Saigón en Lucena y, ante el comentario de algunos asistentes acerca de qué relación pudieran tener las matemáticas con la poesía, respondí que mucha, especialmente en la Grecia clásica, con el recuerdo puesto en algunos versos de la Antología Palatina, uno de los grandes compendios de poesía breve griega desde época clásica a la bizantina. En ese momento me falló la memoria, pues siempre llevo conmigo este poema-problema anónimo:

 

El rey Creso ha consagrado seis copas,

seis minas en total.

Cada vasija pesa un dracma más que su vecina.

 

Para resolverlo, hay que conocer el dato de que una mina son cien dracmas. Pueden pensarlo, mientras continúo con este artículo.

Sigue leyendo

Beware the slenderman. Artículo en Lucenahoy.com

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/beware-the-slenderman/20170427122629042539.html

Internet ha favorecido que se propaguen las leyendas urbanas. Aún pervive la famosa Verónica, a veces llamada con otro nombre, que aparece de repente si pronuncias su nombre delante de un espejo tres o cinco veces, según distintas versiones. También sobrevive la conocida chica de la curva de la que no supe nada hasta que me saqué el carné de conducir. Slenderman se sitúa en este grupo, aunque es reciente, joven si queremos tratarlo como alguien real; pues, a diferencia de las citas anteriores, sabemos que nació con exactitud en 2009. Tiene menos de diez años y ya ha sembrado el terror entre todo tipo de adolescentes, ha protagonizado una película, varias webseries e, incluso, un buen número de videojuegos. Slenderman, además, ha causado varias tentativas de asesinato y de una de ellas habla el documental Beware the Slenderman (2016) que dirigió Irene Taylor Brodsky: en 2014 dos niñas (Morgan y Anissa) apuñalan a una compañera de clase (Payton «Bella») en el bosque de Waukesha (Wisconsin, EE. UU.), influidas por las historias de terror sobre Slenderman en Internet.

En el documental hay tres líneas de desarrollo: la leyenda de Slenderman, el apuñalamiento de Bella por parte de sus dos compañeras y, sutil e interesante, una reflexión sobre el uso y presencia de Internet entre los adolescentes.

Respecto a la primera línea, si usted tiene conocimiento de quien es Slenderman, puede saltar al siguiente párrafo, no sin antes indicarle que en el documental se dedica buena parte del tiempo a presentarlo y a trazar una historia sobre él, así como a aportar material que se puede encontrar en Internet que lo difunde y le da vida. Slenderman es un personaje ficticio con unas características muy concretas: es alto y delgado, viste siempre traje negro con corbata del mismo color y no presenta ningún rasgo facial en su cara blanquecina; habitualmente, se le representa con unos tentáculos que le salen de la espalda. Puede aparecer en cualquier lugar, puede estar presente en sueños, puede encontrar a su víctima siempre que quiera, víctimas que son esencialmente menores de edad. Destacable es el paralelismo establecido en el documental entre él y el protagonista del cuento tradicional del flautista de Hamelin. Slenderman fue creado en 2009 por Eric Knudsen en un foro de Internet llamado Something Awful, mediante la manipulación de dos fotografías en las que se veían grupos de niños y una figura delgada y espectral y, al poco, gracias a los denominados como fanart y creepypasta, adquirió mucha notoriedad que, en el lenguaje de la red, se llama viral. Aunque pueda ser difícil de creer, Slenderman es uno de los protagonistas del documental, su presencia y alusión es constante; tanto es así que las chicas, una vez arrestadas, durante el interrogatorio, afirman que apuñalaron a Bella para convertirse en acólitos o ayudantes de él y que, tras hacerlo, tenían que dirigirse a su mansión situada en el Parque Nicolet de Winsconsin. Sí, las dos niñas lo creían firmemente.

Morgan y Anissa le asestaron diecinueve puñaladas a Bella en el bosque ya mencionado antes y la abandonaron allí desangrándose. Bella sobrevivió, porque se arrastró hasta una carretera donde la recogió un ciclista. En Beware the Slenderman, se relata la vida, desde la infancia, de Morgan y Anissa, para centrarse definitivamente en todo lo sucedido entre ellas y Payton desde la noche anterior (con insistencia en la presencia de dispositivos electrónicos, como móviles y tablets), el momento del apuñalamiento (asusta el modo tan frío en que se lo cuentan a la policía, especialmente cuando aluden a que Slenderman se comunica con Morgan o la pregunta de esta sobre si Bella está viva, al igual que algunos de sus comentarios, como el siguiente de Anissa: «Por lo que he leído en Creepypasta wiki, es más fácil matar a alguien si está dormido o inconsciente, porque, cuando miras a la persona a los ojos, te ves a ti misma y no quieres matarte») y una parte del juicio, con especial atención a lo concerniente a si serían juzgadas en una corte de menores, lo que no ocurrió. Hacia la parte final de este relato nos encontramos con la sorpresa de que le diagnostican esquizofrenia a Morgan, quien afirmaba comunicarse telepáticamente con Slenderman, entre otras cosas.

La tercera línea del documental no aparece tan clara como las anteriores, pero está siempre ahí: Internet, las nuevas tecnologías y la adolescencia. El padre de Anissa, consciente de que esta pasa mucho tiempo en Internet e interesado por lo que hacía con este aparato, tiene serias dudas de lo útil que le puede ser a su hijo de cinco años el Ipad que le van a entregar en el colegio para sus estudios. Los vídeos que Anissa comentaba en Youtube o aquellos protagonizados por chavales en los que aparece o se dice que aparece Slenderman. Los memes o fenómenos virales (como el de echarse encima un cubo frío de agua, el Harlem shake o el reciente mannequin challenge, ¿recuerdan estas modas?).

Beware the Slenderman es un documental sobre un personaje de terror que no causa tanto miedo como la misma realidad: dos niñas de 12 años que apuñalan a una compañera de clase. El resultado es notable, debido al acertado ritmo en que se narra tanto la leyenda urbana de Slenderman como el suceso de las niñas. Al final, queda la sensación de que no hay manera de escapar al influjo de Internet en la actualidad, de igual modo que Slenderman te persigue, se te aparece en sueños o te encuentra siempre que quiera. No se ha de pasar por alto el modo como afecta ese influjo a las personas en su juventud o en su desarrollo durante la adolescencia, pues son las más proclives a caer en sus tentáculos, los de Slenderman u otros monstruos, incluso reales.

Una curiosidad semanasantera entre Lucena y Monturque. Artículo en Lucenahoy.com

http://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/curiosidad-semanasantera-pollinita-virgen-servitas-monturque/20170320235757039589.html

UNA CURIOSIDAD SEMANASANTERA: LA POLLINITA, LA SERVITAS Y MONTURQUE

Manuel Guerrero Cabrera

Era 2011 cuando hablaba en este mismo medio, Lucenahoy, de una fotografía del Nazareno de Priego santeado, sí, así es, llevado a hombros por santeros. Esta foto se la hice llegar a Antonio Crespillo quien consiguió identificar al manijero, Jesús Lavela, y situar la santería en 1970.

Hoy vuelvo a hablar de ello, porque, mientras preparábamos mi último libro, Vieja túnica y otros relatos, José María García, responsable de este diario, y yo hablamos de curiosidades semanasanteras de Lucena con otros pueblos. Además de la ya referida del Rey de Priego, como Lo llaman devotamente los prieguenses, le referí una sobre Monturque, donde la influencia de nuestra santería es evidente: procesión a hombros, con el uso de cuñas, almohadillas, horquillas, toque santero de tambor y otros aspectos que no vienen al hilo de este artículo. En la guía de «Cultos y Semana Santa en Monturque» de 1958, encontramos con que la imagen de la cubierta no es otra que la Pollinita de Lucena, la que procesiona el Domingo de Ramos desde nuestro San Mateo. Aunque una imagen como esta sea, por su procedencia de los talleres de Olot, frecuente en distintos pueblos de la campiña, en Monturque no existe esta iconografía. De igual modo, en la guía de 1960 es la Virgen de los Dolores «Servitas», la que aparece representando a la Semana Santa monturqueña.

Quizá estas curiosas publicaciones se deban a una errata o a un malentendido, ya que es muy probable que la imprenta Tenllado, que realizó la guía en esos años, empleara estas fotografías al no disponer de ninguna de las devociones de Monturque; además, esas mismas fotos de la Pollinita y de la «Servitas» las encontramos en los carteles de los cultos que de forma conjunta realizaban en los años cuarenta del siglo XX y que, en efecto, imprimía Tenllado.