Olvidos. Poema en Aldaba 37

Aparece en el nº 37 de la revista Aldaba de la Asociación artístico-literaria Itimad de Sevilla un poema de mi autoría titulado Olvidos. Se publica con un par de errores de edición (las últimas palabras de los versos han caído al comienzo de la línea siguiente, por lo que lo copio en texto):

OLVIDOS
(c) Manuel Guerrero Cabrera

Se me olvidan las cosas simples o cotidianas,
aquellas que no tienen importancia.
Nunca recuerdo si he apagado la plancha
o si he sacado el tupper
de mi soledad del congelador.
No es lo mismo, lo sé,
que devolver una llamada en el trabajo
o recoger a tus sobrinos del cole.
Es diferente, como desenchufar
por las mañanas el móvil al que no llamas
con la carga completa de tu indiferencia.
Se me olvidan las cosas simples como
colocar un cubierto menos en nuestra mesa
o comer más rabillos de pasas, simplemente
para acordarme de que ya no estás.

 

aldaba_37

Una extraordinaria aportación a la bibliografía gardeliana: La lágrima en la garganta de Yépez-Pottier

https://elcoloquiodelosperros.weebly.com/artiacuteculos/una-extraordinaria-aportacion-a-la-bibliografia-gardeliana-la-lagrima-en-la-garganta-de-yepez-pottier

La lágrima en la garganta de Arturo Yépez-Pottier, publicado en 2017 en Puerto Rico (Producciones El Copihue), es una de las más llamativas aportaciones recientes sobre Carlos Gardel. Con el largo y explicativo subtítulo de La fascinante vida y extraordinaria vigencia de Carlos Gardel, ofrece nueva documentación gráfica y de su biografía, tanto personal como artística, en sus páginas. El volumen se centra en los últimos años de su vida y está escrito entre el ensayo sobre el Zorzal y la autobiografía del autor, centrándose en ambos casos en Puerto Rico, país que Gardel visitó en su última gira, antes de su muerte en Medellín en 1935. Sigue leyendo

Nosotros. Artículo en Lucenahoy.com

https://www.lucenahoy.com/blog/manuel-guerrero/nosotros/20181106204055062655.html

Hace 75 años que falleció Pedro Junco, uno de los compositores de bolero más llamativos, no solo por su corta vida (23 años vivió solamente, pues nació en 1920) sino también por el mito que rodea a su muerte: el 25 de abril de 1943 murió (de tuberculosis, aunque Luis Sexto y Alfonso Viñas aportan en Nosotros que nos queremos tanto –2011– un documento que menciona la bronconeumonía) en la habitación que ocupaba la Clínica Damas de la Covadonga de La Habana mientras oía en la radio el estreno de su bolero Soy como soy por René Cabel.
Sigue leyendo