Mi 1-O. Artículo en Surdecordoba.com

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/mi-1-o

Uno de octubre. Pasado un cuarto de las siete de la mañana me despertó mi hija… Parece que ha nacido con un reloj biológico, pues alrededor de las siete saluda al día pidiendo agua. Alargué el brazo y le di la botella o el bote para que bebiera, lo primero que alcanzara. Con suerte, me dejaría unos minutos más, pero hoy no. Después tocó la fase de aguas mayores y menores, ducha y demás, que voy a obviar en este texto. En el desayuno, decidí encender la tele (intento no hacerlo, por lo general) para saber qué estaba ocurriendo con el referéndum, son poco más de las ocho y en la pantalla se sintonizó la Primera de Televisión Española. Vi a dos miembros del gobierno de la Generalitat que daban instrucciones sobre el referéndum. Sigue leyendo

Anuncios

La aportación de Rafa Manjón-Cabeza Guzmán en Saigón. Artículo en Sur de Córdoba

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/la-aportacion-rafael-manjon-cabeza-guzman-la-revista-saigon

LA APORTACIÓN DE RAFAEL MANJÓN-CABEZA GUZMÁN EN LA REVISTA SAIGÓN

Manuel Guerrero Cabrera

A diez años de su pérdida, considero que es preciso recordar la obra de Rafael Manjón-Cabeza Guzmán (Cabra, 1980 – 2007). Para quien firma estas líneas, este repaso a lo que escribió en las páginas de la revista Saigón es un modo personal de homenajearlo.

El primer texto que firma el poeta egabrense Rafael Manjón-Cabeza Guzmán en la revista no aparece en el número 0 (como ocurre con la mayoría de los colaboradores habituales de esta primera etapa) ni es poesía. Publicado en el nº 1 (2004), se trata del artículo de opinión «Bradbury, Moore y la realidad», en el que, a partir del documental Farenheit 9/11 de Michael Moore, realiza una crítica de la política internacional de Estados Unidos tras los atentados de las Torres gemelas y lo relaciona con el libro Farenheit 451 de Ray Bradbury. Es un texto lúcido y brillante, así como clarificador de la actitud personal del joven autor. Sigue leyendo

Una respuesta de Julián Valle sobre Cuatro películas

El pasado mes de junio publiqué en Sur de Córdoba Cuatro películas, un artículo en el que exponía mi sorpresa ante las alabanzas a La La Land. He aquí una llamada de atención a ese texto que firma Julián Valle Rivas (por supuesto, la volveré a ver):

http://www.surdecordoba.com/opiniones/julian-valle-rivas/preocupado-guerrero

Cuatro películas. Artículo en Surdecordoba.com

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/cuatro-peliculas

CUATRO PELÍCULAS

(c) Manuel Guerrero Cabrera

Por fin he visto La La Land (La ciudad de las estrellas) y, después de tanta expectación, pasa el tiempo y sigo teniendo la misma sensación que cuando apareció The end en la pantalla de mi televisor. No es para tanto. Cierto que la música es sensacional y que fueron muy merecidos los Óscar por su banda sonora y por la canción, pero el conjunto no me ha convencido y sigue sin convencerme, hasta tal punto que estoy de acuerdo con mi amigo Agustín Pérez: «los que dieron los premios fueron cuñados del director». En fin, para las personas más críticas, simplemente comentaré que La llegada también estaba nominada a mejor película y con eso basta para entenderlo. Sigue leyendo

Reseña de Saigón 28 en Surdecordoba.com

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/saigon-28-latido-existencia

SAIGÓN 28: LATIDO DE EXISTENCIA

«La poesía debe poseer el latido de la existencia, que aprendo de los otros y, sin embargo, también resuena dentro de mí». Estas palabras de Raquel Lanseros, la poeta entrevistada en el número 28 de Saigón, ganadora de varios premios, como el Jaén de Poesía o el Unicaja de Poesía, definen la esencia del contenido de la revista literaria del sur de Córdoba. Una revista que vuelve a unir la creación de primera línea con la comarcal, junto a un buen número de autores procedentes de Andalucía.

Tras la entrevista a Raquel Lanseros, que firmo, se abre la sección creativa con un poema de Luis Alberto de Cuenca, quien no necesita presentación y dice, a propósito de nuestra existencia en un poema titulado «Variaciones sobre un tema de Simónides»:

Lo bueno es bello siempre y lo bello es lo único

que merece la pena en este desdichado

mundo en el que vivimos y morimos…

Tras él, varios miembros de Naufragio aportan sus poemas: Eva Moure, Isabel Ruiz, Cristóbal Martínez, José Antonio Villalba, Luis Ángel Ruiz, Andrés París y José Manuel Pozo. Nómina que se completa con versos de colaboradores de Naufragio, la mayoría ya asiduos a sus páginas: Natalia Carbajosa, Antonio Porras, Jesús Cárdenas, Noelia Illán y Estefanía Cabello. De esta última, reciente ganadora del Premio de Poesía Gloria Fuertes, rescato los siguientes versos de su poema «How much time I’ve been alone»:

Repitiendo voy por mis carnes abiertas,

como una antigua edad dorada.

Hubo una vez un tiempo.

Hubo una vez un tiempo.

Y del tiempo de la poesía a la de la narrativa, muy breve en este número con los textos de María Amor Pérez Luna y Melanie Álvarez. Esta sección creativa se completa con un teatro breve de Valeria Arredondo titulado «Sí, señor», un brillante y agudo ejercicio sobre el bullying. No solamente es satisfactorio volver a encontrarse teatro en las páginas de Saigón, sino también que con esta obra la dramática lo haga con calidad, pues es una de las aportaciones más interesantes de este número.

En cuanto a la sección de ensayo, además de los habituales de Julián Valle (sobre las Leyes Fundamentales del Franquismo, en esta ocasión) y de José Manuel Valle (con una reseña del último libro del ya citado Julián Valle Ni piedad ni perdón), escribe Antonio J. Sánchez «Una visión de la creación poética a partir del Guernica», quien dice sobre la poesía, para unirlas a las de Raquel Lanseros: «Poesía es intensidad. Cada palabra debe estar plena de sentido».

La parte textual de Saigón se completa con una nota dedicada a la presentación de la segunda antología saigonista Arrecife de naufragios y con otra sobre las actividades que ha realizado Naufragio hasta finales de 2016.

De nuevo, no podemos pasar por alta la aportación visual. El grueso mayor lo firma Francisco Romero con unas muy buenas fotografías en el interior, con motivos mixtos de naturaleza y urbanismo. Respecto a la cubierta, esta es obra de Gemma Suárez, un trigo que anuncia la primavera, que evoca el «latido de existencia», como dijera al comienzo Raquel Lanseros sobre la poesía, y que a Saigón puede aplicarse desde la imagen que en este número 28 la presenta.

Los dos poetas. Nueva colaboración en Surdecordoba.com

http://www.surdecordoba.com/opiniones/manuel-guerrero-cabrera/los-dos-poetas

LOS DOS POETAS

Manuel Guerrero Cabrera

 

Cuando llegué al acto de la presentación del libro, los dos poetas estaban sentados en una mesa de la terraza de la librería. La librería tenía servicio de cafetería y, aunque era buena idea la de acompañar una lectura con un refresco, una cerveza o un café, los dos poetas solamente consumían esta última bebida. Al verlos allí, pensé que el autor había conseguido dos apoyos muy importantes y exclamé –en mi pensamiento– con envidia que ojalá yo tuviera esos contactos, porque los dos poetas de los que hablo son, pese a tener unos pocos años más que yo, autores reconocidos, con premios importantes y con los medios a su favor con apariciones en los diarios locales y provinciales cada vez que participan en algún evento cultural o literario: por eso, cuando los llamo poetas, lo hago porque son poetas de verdad. Entre ellos no se hablaron en el rato que los observé. Los dos poetas estaban en silencio, miraban de reojo al interior de la librería y observaban a la gente que estaba por allí.

La presentación del libro comenzó, como suele ser habitual, entre cinco y diez minutos después de lo anunciado. El autor, a quien le tengo amistad, logró reunir a un grupo de casi cincuenta personas; la librería tuvo que colocar más sillas ante la llegada de más público y hubo quien se quedó en el pasillo al no poder acceder a la sala en la que se desarrollaba el acto. Para un sábado por la tarde, para la poesía, está muy bien. Yo le di la enhorabuena al autor.

Cuando salí del acto de la presentación del libro, los dos poetas seguían sentados en la misma mesa. No habían entrado, no habían asistido, no habían tenido siquiera la curiosidad de saber qué libro había congregado a bastante gente un sábado por la tarde en un sitio que no era un bar. Los dos poetas no se habían interesado por un acto poético, aunque habían estado a menos de cien metros de él. Los dos poetas.