Diez años desde Estudios críticos de Literatura del Siglo de Oro

20180513_084621

Hace diez años salió de imprenta mi primer libro, Estudios críticos de Literatura del Siglo de Oro, una colección de ensayos, previamente publicados en distintas revistas, sobre San Juan de la Cruz, Miguel de Cervantes, Luis de Góngora y Calderón de la Barca.

En él me ayudaron directa o indirectamente mi familia, Antonio Cruz Casado (autor del prólogo), Juan Beret, Luisfernando Palma, José M. Ventura, Antonio Crespillo Guardeño (y Cofradía del Amor), Cofradía de Ntra. Sra. del Valle, Lara Cantizani, Pipo e Inma. Mostré mi agradecimiento en las últimas páginas de la publicación y aquí lo hago de nuevo. Sigue leyendo

Reseña de Las salinas del aliento en Viajo mientras leo

https://viajomientrasleo.wordpress.com/2016/09/20/las-salinas-del-aliento-de-manuel-guerrero-cabrera/
Recibí este libro hace varios meses, sin embargo, no es hasta ahora cuando realmente me he puesto “manos a la obra” tanto para leerlo como para escribir su reseña. Sin embargo, es un momento complicado, dado que este poemario, describe la alegría de alguien que anuncia que va a ser padre, mientras que yo acabo de enterrar a mi madre.
Malena, llegará al mundo, y con el su padre expresa su temor y sus ilusiones. Sabe que la vida es dolor, y que su hija deberá de descubrirlo. Deberá de luchar por seguir adelante, y que su ilusión – felicidad no se vea empañada. El poeta se deslumbra ante el ritmo del corazón, ante la ecografía de su bebé, ante la esperanza de que llegue un nuevo ser.
Luchará por compartir aquellos dibujos animados que disfrutó en su infancia. Nombrará a los personajes favoritos con los que se identificaba. Un todo canto a la paternidad, cual tuvo que revisar para formar un poemario hermoso.
Un poemario que describirá la fuerza de la sangre, la fascinación de la vida, el milagro del reflejo en los hijos, la propia niñez ante el futuro incierto y los recuerdos quedan plasmados.
El libro cuenta con el prólogo de Luis Alberto de Cuenca, cuyo sólo nombre indica garantía. Él es quien nos dice: “La presencia en el mundo de Malena contribuye decisivamente a desarrollar en su padre la mecánica del recuerdo, y, de ese modo, a golpe de evocación, Manuel va recorriendo sus primeras lecturas, los tebeos que iluminaron su infancia y su adolescencia, y nos transmite la emoción que deriva de ese viaje fantástico al corazón de lo perdido para siempre.”

Dos poemas en el número 14 de La ballesta de papel

Un año más colaboro en La ballesta de papel, que ha cambiado su formato a A5 y ha abandonado el color para hacerse íntegra en blanco y negro. En este número he aportado dos poemas: una versión anterior a la leída en Versos en serie del poema Cowboy del espacio (con dedicatoria a Faye Valentine incluida) y el poema Cada noche de Las salinas del aliento, dedicado a mi amigo Rafael Pimentel quien tantos años se ha encargado de La ballesta de papel.

Reseña de Félix Ángel Moreno Ruiz sobre Las salinas del aliento

El escritor y crítico Félix Ángel Moreno Ruiz ha publicado una reseña de Las salinas del aliento en el último número de Cuadernos del Sur (26-11-16); lo que le agradezco en vista de la profundidad y palabras que me dedica. Coloco esta foto de la reseña, mientras pasa el tiempo hasta que pueda transcribirla, para que pueda leerse mejor.

resena-felix-angel-moreno

Las salinas del aliento en el número 31 de la revista Aldaba

En el nº 31 de la revista Aldaba, con el que la Asociación Itimad celebran diez años de publicación (¡Enhorabuena!), se ha publicado un poema de mi autoría, que he modificado tanto posteriormente que no lo reconozco. A esto, Itimad realiza una breve nota sobre la presentación de Las salinas del aliento en Sevilla el pasado mes de abril, lo que les agradezco profundamente.

salinas-aliento-sevilla-en-aldaba

De la presentación de Las salinas del aliento en Priego de Córdoba

Gracias a Maricruz Garrido y a la Asociación Cultural Naufragio, he podido llevar Las salinas del aliento a Priego de Córdoba, después de varios meses intentándolo. Respondió el público y la poesía en una noche que se preveía desapacible por la tormenta, pero que se despejó para la música de Sensi Budia y de Manuel Delgado y mis palabras.

Aquí está el enlace con información de cómo se desarrolló el acto:

http://acnaufragio.blogspot.com.es/2016/10/cronica-de-la-presentacion-de-las.html

Entrevista con motivo de la presentación de Las salinas del aliento en Priego

http://poetasversosypoesia.blogspot.com.es/2016/10/las-salinas-del-aliento-del-poeta.html
—Su último poemario “Las salinas del aliento” es un homenaje a la vida; a la nueva vida, concretamente al nacimiento de su hija Malena ¿Cómo surgió el concepto y se fue desarrollando en su mente? ¿Puede hablarnos sobre su título?
Algunos poemas surgieron tras saber que iba a ser padre, pero sin formar un núcleo o idea de poemario. Esto sucede en los dos meses previos al nacimiento, tiempo en el que fui recopilando lo escrito y seleccionando los que consideraba los mejores poemas o los más adecuados, que son los que se encuentran en las secciones de «Pena de bandoneón» y «Desangelado el cielo». Sin embargo, el libro actual se perfiló con cuatro meses de vida de mi hija, entre hospitales y noches en vela, en los que surgieron los poemas de la última parte del libro. Así, bajo el mismo título reunía los temores e ilusiones de antes de que Malena naciera junto con la alegría y la esperanza de que ya estuviera compartiendo su vida conmigo. De ahí que con «Las salinas del aliento» haga referencia a que el dolor y la felicidad estén unidos.
—Dicen que la paternidad/maternidad es como un enamoramiento, de hecho los griegos clásicos diferenciaban entre varios tipos de amor, entre ellos filo, eros… ¿Qué diferencia la poesía amorosa clásica de la poesía a los hijos?
Al leer la pregunta he recordado que, precisamente, este verano, durante una conferencia sobre poesía que impartí en los cursos de verano de la Universidad Pablo de Olavide, acompañé la exposición con textos de la Antología Palatina y en ella aparecen, en el Libro de los motivos funerarios, poemas dedicados a la muerte de la amada o de la amante y, también, a la de los hijos (de tres años, de doce, etc.); con esto quiero decir que la poesía amorosa y la dedicada a los hijos no tienen un tratamiento diferente, al ser una preocupación y un aliento inherentes al ser humano que tienen en común el amor. Por supuesto, las corrientes, vertientes o modas de cada época aportan su signo, pero el fondo viene a ser el mismo. En una reseña al poemario, don Antonio Cruz Casado citaba versos de autores tan dispares como Rubén Darío, Miguel Hernández o Gabriela Mistral, que coincidían en la preocupación por el hijo… De hecho, centrándome en Las salinas del aliento, creí necesario que el amor a la amada debía estar presente, como sucede en algunos de los poemas de la segunda parte.
—Maneja a la perfección la métrica y la rima. ¿En qué grado considera fundamental el ritmo que estas dos herramientas proporcionan a la poesía, el verso libre es también poesía?
Muchas gracias por sus palabras. Intento limar y lamer el verso todo lo posible, porque el verso ha de tener ritmo. Para ello, el empleo de estrofas definidas es una buena ayuda, aunque la poesía actual no suele darle importancia; sin embargo, el verso libre debe vivir con lo que se viene denominando ritmo interior, es decir, no vale cualquier verso porque baste para comunicar lo que se pretende, pues el poeta ha de ir más allá. Los grandes poetas de hoy, algunos de los cuales cito claramente a lo largo del poemario (Luis Alberto de Cuenca o María Victoria Atencia), emplean verso libre con ritmo interior, que suenan muy bien al oído y en la lectura.
—¿Cómo ve el panorama cultural de la España contemporánea?
Respecto a la poesía, como poeta, considero que el momento es bastante bueno por la diversidad de vertientes que podemos encontrar, así como el buen número de festivales, encuentros y ocasiones en que cualquier persona puede encontrarse con ella. Sin embargo, como profesor, creo que a la juventud hay que animarla y motivarla más para que se acerque a una cultura distinta de los deportes y la televisión. Es una lástima que esta última, la televisión, no utilice su poder de atracción para difundir fácilmente aspectos culturales al adolescente, que básicamente tiene relación con lo cultural (teatro, Historia, Ciencia, etc.) en los centros educativos.
—¿Tenéis los andaluces un don especial para la poesía o es que en el Sur se toma más en serio?
Hay muy buenos poetas en el resto de España: Amalia Bautista, Joan Margarit, Yolanda Castaño, Enrique Gracia o Luis Alberto, entre otros; no pretendo fijar ningún listado. Por supuesto, en Andalucía también. Salvando alguna extraña excepción, la poesía ha sido tratada, si no en serio, con consideración por quienes han compartido sus versos conmigo, por ejemplo, desde las páginas de la revista literaria Saigón, a cuyo Consejo de redacción pertenezco desde hace unos diez años.