Biblioteca Gardeliana 6: Carlitos Gardel como nunca se vio. En La opinión de Cabra

http://www.laopiniondecabra.com/ampliar.php?sec=especiales&sub=colaboraciones&art=1433

BIBLIOTECA GARDELIANA 6: CARLITOS GARDEL COMO NUNCA SE VIO

Manuel Guerrero Cabrera

PRODUCCIÓN GENTE (1977): Carlitos Gardel como nunca se vio. Gente, Editorial Atlántida, 208 pp.

–¿Quién te dio esa guitarra…? ¿Quién te prestó una copla…?

¿Dónde fue el primer día…? ¿Quién te enseñó esa magia…?

CÁTULO CASTILLO

La revista Gente publicó a finales de los setenta una extraordinaria recopilación de imágenes de Carlos Gardel que, junto a una oportuna selección de textos y declaraciones de personalidades del mundo artístico, configuran Carlitos Gardel como nunca se vio. Así, el aspecto visual es lo más importante con fotografías de todas las etapas vitales del cantor, incluido el accidente en Medellín y el traslado de sus restos a Buenos Aires (es interesante ver el contraste del cantor en la década de los 10 y la etapa de Nueva York), de sus pertenencias (el encendedor, el neceser, las billeteras, pañuelos, cuellos… también la agenda, varias cartas y telegramas), el interior y el exterior de las casas en las que vivió (sin duda, es de lo más celebrado de la revista. A ello se suma la curiosa coincidencia de que en Uruguay 160 también vivirían en momentos distintos otras personalidades del mundo artístico como Tita Merello, Elsa O’Connor o Luis Sandrini) e, incluso, de lo que ha dado de sí el mito, sin dejar atrás la disputa entre uruguayistas y francesistas o sus supuestos hijos.

Entre las fotografías hay tantas por destacar que solamente nos vamos a detener en las siguientes:

–El prontuario policial de Gardel, del que, según se desprende en títulos posteriores (1), apenas se sabía nada. Aquí se fotografía la cubierta en la p. 26 y se indica: «sólo dos entradas por averiguación de antecedentes. Ningún delito». En la página 111 se reproduce la fotografía de la séptima página de este prontuario que trata de la denuncia de Berta Gardes sobre la desaparición de su hijo en 1913.

–Gardel con traje, un habano en la boca y con paleta de juego en la mano, año 1927 (pp. 58-59). Es una de las fotos que mejor reflejan la personalidad divertida del artista: «Es imprescindible conocer el carácter de Gardel para entender estas bromas, estas humoradas que tanto le gustaban».

–La agenda de Gardel, año 1929 (pp. 78-79). En las páginas fotografíadas se observa lo ocupado que estaba y cómo trataba de ordenar sus obligaciones con el ocio (comer un puchero o que Leguisamo le espera en Palermo el día siguiente, leemos).

–El cuerpo carbonizado de Gardel en la pista de Medellín (p. 148). Impactante y desagradable, no es fácil de eliminar de la retina ni de la memoria una vez se ha visto. Como contraste, en la página 158 se muestra una fotografía del cuerpo oculto bajo una sábana, sobre la que unos policías muestran las espuelas que usaba el Zorzal en algunas de sus actuaciones.

–La pintada con el lema «Gardel comunista» realizada en la Facultad de Arquitectura de Montevideo en la que han pintorreado su retrato durante una revuelta estudiantil (p. 172). No deja de ser curiosa la ironía: Gardel era más bien conservador, como leemos en el recorte del periódico que acompaña a esa página.

–Las planillas de derechos de ejecución y de autor de 1976. Sorprende la alta cantidad de dinero que genera.

–Representación figurada de cómo hubiera sido Gardel en 1977 (2).

Del contenido textual, resaltan los recortes de periódicos y de revistas, de múltiples temáticas y variadas procedencias (aunque no siempre queda claro cuáles son, o sea, el nombre de las publicaciones originales). Otras aportaciones textuales son algunos poemas que le han dedicado, una investigación «la más completa» sobre al accidente de aviación y una selección sucintamente comentada de publicaciones, algunas de las cuales ya hemos analizado en esta Biblioteca Gardeliana.

En definitiva, Carlitos Gardel como nunca se vio es un homenaje esencialmente visual a la figura y trascendencia del cantor. Para cualquiera que admire a Gardel es uno de los mejores regalos que se han podido hacer sobre él; para el resto, aunque también para los primeros, se tratará de un valioso tributo a uno de los grandes creadores de la música popular.

NOTAS:

(1) Por ejemplo, BARSKY, J. y O. (2004): Gardel. La biografía. Taurus, p. 77 y 280; y PAYSEE GONZÁLEZ, E. (1990): Carlos Gardel. Páginas abiertas. Prometeo, p. 16.

(2) José Plaja, uno de los supervivientes del accidente de Medellín, que tuvo funciones de secretario y le enseñaba inglés a Gardel, dijo sobre esta imagen: «No lo veo muy parecido. La sonrisa tendría que notarse más». Revista GENTE 858 (31-12-1981), entrevista reproducida en Hamlet PELUSO y Eduardo VISCONTI (2014): Carlos Gardel y la prensa después de su muerte (1950-2005). Corregidor, p. 316.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s