Santiago Aguilar y Carlos Gardel. El español que supo que el rey del tango era francés. Artículo en El coloquio de los perros

https://elcoloquiodelosperros.weebly.com/artiacuteculos/santiago-aguilar-y-carlos-gardel-el-espanol-que-supo-que-el-rey-del-tango-era-frances

SANTIAGO AGUILAR Y CARLOS GARDEL. EL ESPAÑOL QUE SUPO QUE EL REY DEL TANGO ERA FRANCÉS

Manuel Guerrero Cabrera

La muerte de Carlos Gardel dio la vuelta al mundo. Lo aparatoso e impactante del accidente en Medellín (Colombia) hizo que la información apareciera en las primeras páginas de la prensa internacional. En la española ocurrió igual, de tal manera que su muerte fue una de las noticias más comentadas del verano de 1935. Por lo general, se difundió la nota de United Press y las últimas comunicaciones que iban llegando de Medellín, como lo relativo al número de fallecidos o el funeral, pero también hubo reescrituras de estas notas, algún lamento por su muerte y artículos en su recuerdo sobre su trayectoria musical y cinematográfica. En estas notas alejadas de la oficial, llama la atención lo relativo a su lugar de origen; por lo general, se indicaba que era argentino e, incluso, concretaban que había nacido en Buenos Aires[1]; por el contrario, otros medios señalaron que era uruguayo, de Montevideo[2] para ser precisos, u optaban por denominarlo rioplatense. Entre todos los nombres que firmaron páginas españolas dedicadas al cantor al poco de fallecer[3], solamente hay uno que habla de su origen francés: se trata del actor, cantante lírico y periodista Santiago Aguilar Oliver (Villanueva de Gállego, Zaragoza, 1899 – Madrid, 1953)[4]. Aguilar fue redactor de la revista de periodicidad semanal Cinegramas, en la que en el número 42, del 30 de junio de 1935, dedicará tres páginas (22-24) de recuerdos de anécdotas vividas con Gardel.

Aguilar comienza contando cómo lo conoció en París (no indica el año expresamente, pero sí con títulos de películas de 1929: Barrio latino de Augusto Genina y El collar de la reina de Gaston Ravel[5]): «siempre tomaba café en el mismo sitio, tarde y noche: en el establecimiento de los cafés del Brasil […]. Allí conocí al infortunado Carlos Gardel», con quien congeniaría tan bien que «muchas, muchas veces» le acompañaría hasta «el Palace o el Empire[6], donde actuaba entonces con éxito creciente»; ambos compartían el amor por el canto lírico («Y nuestra conversación giraba siempre sobre la ópera, que había sido su oculta ambición de cantante»), además de por Titta Ruffo, y describe una actuación en la que primero cantó con esmoquin Si vouz l’Aviez Compris, logrando un aplauso tremendo, y, después, se retiraba para reaparecer vestido de gaucho y con la guitarra; Aguilar indica que Gardel siempre le pedía opinión y que le decía: «¡Eres el Titta Rufo de los tangos, Gardel!». A continuación, con motivo de volverlo a ver en Madrid, Aguilar relata una anécdota sobre una lectura quiromántica de su mano.

Aguilar refiere un tercer encuentro en París, en uno de los días que rodaba Melodía de Arrabal (octubre-noviembre de 1932), tras visitarlo en el plató de filmación, los dos se fueron, junto al actor español Luis Arnedillo, «a bailar a la Coupoule», donde hablaron de muchas cosas; una de ellas fue sobre una «paisana» con voz de soprano ligera a la que había enviado a Milán para estudiar canto, de la que enseñó una fotografía y manifestó su preocupación en el amor por «la gran diferencia de sus edades»[7]. En este punto, Santiago Aguilar apunta que Gardel estaba hablador:

La vida novelesca de Carlos Gardel desfiló por la Coupoule, evocada por el verbo cálido del propio protagonista y héroe: no era argentino realmente, sino del mediodía francés[8]; pero se había educado en la ciudad del Plata; allí tuvo que vocear periódicos para ayudar a sus padres, sin sospechar ni por lo más remoto que aquella misma voz iba a conmover a los públicos del mundo entero pasados muchos años; allí se aficionó a la música oyendo las fiestas populacheras, con tremar de violines y acordes profundos de bandoneón, entre gauchos y «payadores»; allí debutó en una Compañía modestísima de zarzuela, haciendo papeles insignificantes; de allí partió para el Brasil con Muiño y Alippi, los grandes artistas argentinos, y de allí tomó la ruta de Milán, larga y llena de promesas. Carlos Gardel conocía toda Europa, donde casi no había teatro en que no hubiera impuesto el estilo de las canciones criollas, gracias al estilo «serio» de su voz; además, tenía facilidad para pensar melodías, que silbaba mientras un músico las recogía cuidadosamente sobre el papel pautado.

Carlos Gardel había revelado a Santiago Aguilar que era francés, «del mediodía francés», donde está Toulouse (es la ciudad más importante de esta zona). Recordemos que estas palabras se publican el domingo 30 de junio de 1935, seis días después de la muerte, cinco de que la noticia llegara a España. Es importante este aspecto de la fecha, porque en esta publicación se da el dato inédito, hasta el momento en España, de la región de nacimiento, que no se divulgaría hasta julio[9]. Pero esta noticia del origen tolosano de Gardel no debió de ser muy conocida ni lo suficientemente difundida, porque hasta septiembre se irán sucediendo notas que aluden a su nacimiento en Francia. En El Heraldo de Madrid en su edición del 2 de septiembre de 1935, se habla de la apertura del testamento de este modo:

ESTÁ

completamente aclarado toda lo que hace referencia, al nombre y nacimiento de Carlos Gardel.

—¿Cómo lo sabe?

Porque en su testamento, abierto en Buenos Aires a presencia de su madre, declara él mismo que su verdadero nombre era Charles Romuald Gardes, nacido en Francia.

¡Vaya revelación!

Al otro lado del Atlántico, es el diario Crítica el que primero alude a la nacionalidad francesa con una «síntesis gráfica», publicada el 25 de junio de 1935, cuya primera ilustración dice: «Hijo del amor, Gardel nació en un pueblo de los Altos Pirineos, en Francia»; en el interior de ese mismo periódico ya se menciona Toulouse como lugar de nacimiento, aunque no es correcto que esta ciudad esté exactamente en los Altos Pirineos ni en el departamento de Lot y Garona (como se apunta en la noticia del interior), sino en la Alta Garona[10]; no obstante, todos estos lugares quedan dentro del mediodía francés, aunque así nunca es referida en Crítica, al menos, en lo que hemos podido consultar. Al igual que en España, otros diarios afirmaban que era uruguayo, por ejemplo, el diario argentino Noticias Gráficas en su edición del mismo día de la muerte.

Por lo tanto, Santiago Aguilar, que trató a Gardel, fue el primero en declarar en España la nacionalidad francesa del cantor y la región en la que nació (el hecho de que no diga específicamente Toulouse implica que no pudo informarse por la prensa de ultramar), mientras que hasta entonces solamente se afirmaba que era argentino o uruguayo.

No queremos concluir este artículo sin comentar algo más del escrito de Aguilar. Tengamos en cuenta que Cinegramas se publicaba semanalmente y que Santiago Aguilar, como redactor, no dudó en darle espacio a Gardel en el número siguiente al accidente, pues el hecho fue el lunes 24, pero a España llegó la noticia el martes 25, cuando lo escribió, como figura al final del artículo; por lo que esta premura pudo ser la cusa de la indeterminación de la referencia a unos «padres» en plural[11], el nombre de la región –y no de la ciudad– de nacimiento y el enorme salto temporal de Brasil a Milán. No obstante, todos los datos mencionados por él, como el de ser canillita, participar en una compañía de zarzuela, la ruta por Brasil, las visitas a Milán[12] y el modo en el que pasaba la música al papel ya se conocen hoy[13], lo que da credibilidad a su relato; pero en aquel 30 de junio de 1935, fecha de la publicación de su texto, insistimos, fue toda una primicia[14] que pasó desapercibida entre la tristeza (de las mujeres, sobre todo, se insiste) y los detalles que iban llegando a España sobre el fallecimiento del inigualable rey del tango.

BIBLIOGRAFÍA

AGUILAR, Santiago (1935): «Carlos Gardel. Su vida novelesca y su muerte trágica». Cinegramas, nº 42 (30-6-1935), pp. 22-24.

AGUILAR, Santiago (1935): «Carlos Gardel. El último ídolo de las mujeres». Cinegramas, nº 43 (7-7-1935), pp. 35-36.

ÁLVAREZ PORTAL, M. (1935): Carlos Gardel. Sus peliculas, sus triunfos, su vida y su muerte. Celebridades de la pantalla.

ANÓNIMO (1935): Carlos Gardel. Su vida, su muerte, sus creaciones. Editorial Alas.

ANÓNIMO (1935): «Cock-tail». Cinegramas, nº 46 (28-7-1935), p. 6.

BARSKY, Julián y Osvaldo (2004): Gardel. La biografía. Taurus.

MORENA, Miguel Ángel (1985): Historia artística de Carlos Gardel. Corregidor.

P. DE SOMACARRERA, Manuel (1937): Carlos Gardel. El ídolo roto. Ediciones Mi Revista.

SASSONE, Felipe (1935): «In memorian de Carlos Gardel». Blanco y Negro, nº 2294 (7-7-1935), pp. 124-128.

DIARIOS

ABC, Madrid. 26-6-1935. 29-6-1935.

Ahora, Madrid. 25-6-1935. 26-6-1935.

Democracia, Madrid. 6-7-1935.

El Sol, Madrid. 25-6-1935.

Faro de Vigo, Vigo. 9-7-1935.

La Época, Madrid. 25-6-1935. 26-6-1935.

La Libertad. 25-6-1935. 26-6-1935.

L’instant, Barcelona. 25-6-1935.

La Voz, Madrid. 25-6-1935. 27-6-1935.

El Heraldo de Madrid, Madrid. 26-6-1935.

WEBS Y BLOGS:

Museo del libro «Gardel y su tiempo» (de Ana Turón): http://museolibrogardel.blogspot.com/

Santiago (Cándido) Aguilar Oliver: https://santiagoaguilaroliver.blogspot.com/

[1] En Cataluña, tierra que adoraba Gardel y en la que tenía buenas amistades, el diario L’instant el 25 de junio de 1935 publica: «Aquest famós i simpátic cantant nasqué a Buenos Aires».

[2] Algunos ejemplos: en los diarios ABC (26-6-1935 y 29-6-1935) y El Heraldo de Madrid (26-6-1935) y el semanario Democracia (6-7-1935) mencionan que había nacido en Montevideo. En el número del 7 de julio de 1935 (nº2294) de la revista Blanco y Negro, Felipe Sassone escribirá que también nació en la capital uruguaya.

[3] Incluso en los cancioneros. Gracias a doña Ana Turón, hemos podido acceder al primero que se publicó tras el accidente, en (los últimos días de) junio de 1935: Carlos Gardel. Su vida, su muerte, sus creaciones, de la colección Cancionero (editorial Alas). Aunque no alude a ningún dato relevante para este artículo, sí pone de manifiesto una justificación para su escritura: «en España la popularidad de Carlos Gardel era enorme».

[4] Polifacético como pocos, Santiago Aguilar fue, además de actor, cantante lírico y periodista –todo esto ya mencionado–, compositor, guionista de cine, escritor y crítico. Como crítico y periodista, publicó en Ahora, Madrid y Cinegramas, entre otros. Es autor de libros sobre cine, como Charlie Chaplin, el genio del séptimo arte (1930) o Danielle Darrieux. Su vida. Su arte (1940), y novelas, como La novia del éxito. Diana Durbin (1940), entre otros. Relacionado con más de una decena de títulos cinematográficos (aunque fue director y actor, fundamentalmente trabajó como dialoguista), destacamos Prim (1930), El milagro del Cristo de la Vega (1941) y El rey de Sierra Morena (1949).

[5] Son películas de 1929. Carlitos estuvo hasta abril de este año en París. Véase MORENA, Miguel Ángel (1985): Historia artística de Carlos Gardel. Corregidor, pp. 114-6.

[6] Según Morena, Gardel actuó en el Empire en 1929 y en los años siguientes, mientras que en el Palace parisiense lo hizo en 1931. Este detalle y el del estudio de canto nos hacen deducir que Aguilar ha ido avanzando en el recuerdo de 1929 al 31.

[7] Esta «paisana» debe de ser Isabel del Valle.

[8] La negrita es nuestra.

[9] Faro de Vigo en su edición del 9 de julio de 1935, en la página 10 (hemos consultado ejemplar perteneciente a las colecciones de la Biblioteca Nacional de España), informa de que Gardel «había nacido en Tolosa (Francia)» y que se llamaba «Charles Gardel», además de otra información acerca de Berta y Defino (llamado «Desino» en el artículo). No encontramos otro registro del nacimiento en Francia hasta finales de ese mes de julio, en Cinegramas de nuevo (28 de julio), en una sección de tinte irónico denominada «Cock-tail» («Por cierto que ahora resulta que Carlos Gardel no era argentino, che, sino francés, de Toulouse», se dice, como si no hubiera leído el texto firmado hace un mes por Aguilar) y en L’instant (29 de julio). También en julio de 1935 se publicará una biografía en «Celebridades de la pantalla» firmada por M. Álvarez Portal con el título de Carlos Gardel. Sus peliculas, sus triunfos, su vida y su muerte en el que se afirma que era francés; este título de Álvarez Portal y otro de Manuel P. de Somacarrera, Carlos Gardel. El ídolo roto (1937), tomarán como fuente el artículo de Santiago Aguilar que tratamos.

[10] Documentos como los certificados de nacimiento indican que pertenece al departamento de la Haute-Garonne (Alto Garona).

[11] A fin de evitar malentendidos, consideramos que Aguilar hace un comentario de pasada y emplea una construcción hecha, como es la de «ayudar a los padres».

[12] Aguilar indica que «pocas personas saben que Gardel estudió en Milán dos años como barítono». En varias publicaciones, se alude a que recibió lecciones de la conocida soprano Ninón Vallin en Millery, cerca de Lyon, en 1932; así que es posible que Aguilar no recordara esta ciudad y que, al evocar a la «paisana» de Gardel en Milán, asumiera que también debió estudiar allí. En cuanto al tiempo, no es posible, salvo que lo interpretemos como que estudió durante dos años (de manera intermitente, pues estuvo en Europa desde diciembre de 1930 a diciembre de 1932, excepto cuatro meses de 1931. No obviamos que Gardel conocía a Vallin de haberla tratado en Buenos Aires, por lo que los referidos estudios a los que alude Aguilar pueden entenderse de otra manera). Otras opciones serían la habitual exageración del Zorzal o que Aguilar se confundiera, porque Gardel tuvo varios maestros de canto, como Eduardo Bonessi.

[13] Ninguna biografía más completa que la de los Barsky sobre esto: Gardel. La biografía. Taurus, 2004.

[14] Persistimos que todos estos datos se conocerían mucho después, no solamente en Europa, sino también en América; por ello, ponemos el énfasis en la importancia de este artículo de Santiago Aguilar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s