Sin lo espiritual. Artículo en La Opinión de Cabra

http://www.laopiniondecabra.com/ampliar.php?sec=especiales&sub=colaboraciones&art=1179
Me han atendido médicos que están obligados a dar un número limitado de horas, se les acumulan los pacientes en las consultas, sin posibilidad de atender a todos como es debido y, evidentemente, no pueden hacerlo fuera del horario. He pasado noches y días en plantas de hospitales en las que no había Betadine, con la consecuente búsqueda del mágico desinfectante en otras plantas. He sabido de la lasitud de enfermeras, de aires acondicionados estropeados en pleno julio, de visitantes ruidosos que ignoraban los avisos de los auxiliares… Se dice que la salud es lo principal, pero está claro que durante la crisis lo importante es la crisis. Los recortes en sanidad no tienen otro fin que el de mermar la salud del sistema y de los que forman parte de él.
Quienes visitamos los hospitales con asiduidad lo percibimos.
¿No son los motivos del primer párrafo de este artículo suficientes para la crítica e indignación? Parece que no, que hay personas que les ofende más una estampa de la Virgen del Rocío en la pared del hospital que la falta de recursos, como ha ocurrido en un hospital de Sevilla; parece que hay políticos para quienes lo innecesario es un sacerdote que pueda acompañar a las personas enfermas en sus últimos momentos por voluntad de estas y no cualquiera de los motivos del primer párrafo, como ha ocurrido en Castilla-La Mancha con la propuesta de PSOE y Podemos. Y, curiosamente, para los dos casos, el usuario del hospital y los políticos, respectivamente, arguyen el mismo laicismo y, cuando se refieren a las religiones, hablan de una, la cristiana.
La decisión del hospital de Sevilla esconde el maltrato a la sanidad española y desaprovecha la ocasión para denunciar las carencias del sistema. Las nuevas alianzas políticas decepcionan cuando aparecen este tipo de estas noticias que, en lugar de ofrecer una respuesta a las necesidades de la ciudadanía, en este caso, sanitarias, se aprovechan de su postura para infundir su ideología. No es la solución quitar estampas de las paredes, ni prohibir que un enfermo confiese sus pensamientos a un cura; la respuesta está en que los médicos atiendan a sus pacientes con los medios adecuados, que no falten recursos ni personal. Todo lo demás es una cortina de humo con el que evitar el trabajo de resolver lo importante. Así debiera ser, como en esta estrofa de Los milagros de Nuestra Señora de Berceo.
Yo cerca ti estando, tú no tengas pavor,
tente por mejorado de toda la dolor;
recibí de ti siempre servicio y amor,
darte quiero el precio de esa tu labor.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s