Sin Vicente Romero. Artículo en Surdecordoba.com

Más allá de la polémica que ha suscitado, habrá un cambio generacional con la despedida «forzosa» de Vicente Romero, uno de los periodistas más destacados de TVE hasta que deje de pertenecer a ella, con premios como el Ondas Internacional (1995), Víctor de la Serna de la Asociación de Prensa de Madrid (1996), Premio Cirilo Rodríguez al Mejor Corresponsal (1999) y Premio del Club Internacional de Prensa al Mejor Corresponsal Español en el Extranjero (2000), entre otros; por no olvidarnos de su larga trayectoria como corresponsal, desde sus comienzos en diario Pueblo como corresponsal de guerra en Vietnam y Camboya.
Es evidente que desde entonces hasta ahora los medios de comunicación han cambiado y, por consiguiente, los medios públicos; así, como la canción de Julio Numhauser (más conocido por crear el grupo Quilapayún y porque la interpretara la gran Mercedes Sosa): «Cambia lo superficial, cambia también lo profundo».
Es muy probable que en los años de su comienzo los ideólogos de la «broma real» hubieran considerado el pro y la contra antes de realizarla y utilizar a una persona trabajadora para su jocoso fin, como si todo el mundo tuviera el mismo sentido del humor… Aunque, de igual modo, no tienen mejor corazón los miles de usuarios de twitter que han llamado asesinos y otras lindezas, además de proferir amenazas por escrito, a los bromistas gratuitamente y que van a quedar impunes de todo ello. E, igualmente, el diario que lanzó unas acusaciones de pederastia a un político y que resultaron equivocadas, aunque de nuevo la gente se creyó todo sin buscar una segunda opinión y atacó desde Internet.
Vicente Romero ha experimentado estos cambios de que el receptor de las noticias fuera simplemente informado y animando a tener una opinión crítica y razonable, a que hoy se les informe constantemente desde un punto de vista y se les incite a opinar rápidamente, como aquello de Machado: «De diez cabezas, nueve embisten y una piensa».
En España los grandes medios de comunicación, desde la televisión a la radio y la prensa, y sus versiones en Internet, aparecen sesgados y casi ninguno es abiertamente independiente. Uno defiende lo de la izquierda, otro lo de la derecha, aquellos son ultraconservadores y arremeten contra toda lo izquierdista y lo moderado, y aquellos de más allá son de ultraizquierda y propician un necesario fin del mundo o, al menos, del actual, por lo que uno desea que tengan suerte el 21 de diciembre. Dar una vuelta de un diario a otro es leer distintos puntos de vista de la misma historia y pocas personas lo realizan. Más llamativo es que algunos medios den voz a los políticos corruptos, a los asesinos, a los sinvergüenzas que se crecen sabiendo que su asunto ocupará más páginas que la sección de Cultura (lo que no es difícil) por conseguir dinero, que, como dijo Napoleón, es lo único necesario para ganar una guerra, en este caso, la de las audiencias y las ventas. Un buen punto de partida serían las palabras de Pablo Herreros, el bloguero que se encaró con una cadena privada, acerca de que «nuestros hijos no pueden crecer viendo que ser delincuente merece la pena».
Estoy seguro de que, leído esto, Vicente Romero traería a colación los versos de la canción citada algunas líneas más arriba:
 
Y así, como todo cambia,
Que yo cambie no es extraño.
Pero no cambia mi amor
Por mas lejos que me encuentre,
Ni el recuerdo ni el dolor
De mi tierra y de mi gente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s