De lo que no se habla no sucede en Surdecordoba.com

Entre las varias citas que podemos extraer de El retrato de Dorian Gray de Óscar Wilde está la de «Si no se habla de una cosa, es como si no hubiera sucedido». Quiere decir que, si ha ocurrido algo y no se da noticia de ello, en verdad no ha pasado. Defendamos estas palabras mediante la argumentación del ejemplo.

En los medios nacionales tenemos un exceso de información sobre el accidente, el juicio y varios pormenores del accidente de Ortega Cano, cuestión que particularmente considero irrelevante para acaparar tanta atención. Esta noticia está tratada diariamente por todo tipo de prensa, desde la de los informativos hasta la denominada rosa. Es más, al encender la televisión después de estar más de una semana fuera de España, en lugar de comentar la canallada de decretos que se aprueban en verano (como los que suele apuntarse el Ministerio y la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía), solo se hablaba del torero (hoy está acallado por los sucesos de Londres). Es decir, el accidente del torero ha ocurrido. Sin embargo, no se dice nada de las decenas de guerras que suceden en África, de los abusos por el coltan, de que los jinetes del Apocalipsis pasean a sus anchas por varias zonas de este planeta de la que España parece quedar fuera; en definitiva, de que hay mucha sombra que no es nada nueva bajo el sol de verano, algo mucho más interesante e importante que el accidente de un torero, pero nada de esto en verdad ha sucedido, porque para los medios no es relevante.

Otra famosa cita de Wilde es aquella de «Que hablen de uno es espantoso. Pero hay algo peor: que no hablen»; argumentemos ahora esto fijándonos en el punto de vista local, en el que debemos entender una escala menor de notoriedad. Han tenido lugar los movimientos de los indignados y han hablado extensamente de las procesiones de los Santos de verano (el Carmen, Santiago, etc.), cuestiones simplemente presumidas y previsibles que se han producido; por el contrario, lo que no ha estado a punto de suceder es que un lucentino, Manuel García Luque, ha conseguido el segundo Premio a la Excelencia por su trabajo universitario, porque, aunque se sabía desde primeros de julio, hasta el 1 de agosto no se mencionó en ningún medio local, noticia que me parece más interesante y significativa que las mencionadas (el Premio a un paisano por su trabajo siempre lo es).

Por lo tanto, en esto último, han hablado de él, aunque peor hubiera sido no solo que no se hiciera, sino este premio no hubiera sucedido, al no aparecer en los medios. Hoy en que la publicidad y los programas televisivos tienden a mostrar únicamente a los adolescentes y jóvenes que prefieren el riesgo (como el anuncio de cierto cacao soluble) o ser artistas (como varios programas de la televisión) y, desde los informativos, jóvenes que confunden revuelta y revolución; no se atiende a aquellos adolescentes que escriben relatos y poemas de más que notable calidad o a jóvenes que investigan críticamente en archivos sobre diferentes temas.

Es verdad que, si se hubiera hablado de este premio más, la vida del joven García no hubiera cambiado nada, pero habría ocurrido más allá que de verdad… Y, además, no habría tenido que felicitarle de este modo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s